lunes, 6 de abril de 2009

Les tragédies minuscules

Te estoy engañando.

Sí, así como me oís. Te engañé y te estoy engañando, te lo digo a cara descubierta. ¿Que cuando empezó todo? No podría asegurártelo, porque mi mente ya no pensaba en vos, sino en abrirse a otras posibilidades…
Y tampoco puedo decirte cuando fue que cambiaron tanto las cosas entre nosotros… Yo sé que no fui tu primera, pero vos siempre supiste que fuiste el primero, el primero de todos…

¿Te acordás cuando iba al colegio? Yo con mi pollerita escocesa y medias rojas, tal vez el buzo de la promo 2001 si el día estaba fresco… mirando desesperada el reloj arriba del pizarrón, esperando impaciente a que sonara el timbre de salida para correr hacia el portón, atravesarlo y encontrarme con vos… recuerdo que ahí estabas, esperándome al frente, listo para llevarme a donde yo quisiera!

¿Tanto he cambiado desde entonces...? Te fui fiel desde la primera vez que te conocí, no hubo ningún otro en mi vida! Pero a medida que pasaron los años fuiste mutando en algo que empecé a desconocer…

Ya sé, ya sé, las circunstancias tampoco te trataron bien… la crisis del país nos pegó duro a todos pero a vos más que nada, y el tiempo también te jugó en contra… mientras yo florecía delante tuyo vos te deteriorabas, agobiado por la gente que te manejaba entonces…

Dejaste de esperarme. Y me dejaste clavada tantas, pero tantas veces…! Las tardes que habré pasado esperándote en la esquina de casa, ansiosa, harta de escuchar una y otra vez a Radiohead por los auriculares, y vos que te atrasabas, vaya a saber por qué motivos…! Porque –y en eso me tenés que dar toda la razón- nunca jamás me aclaraste los motivos de tus tardanzas, tus llegadas a destiempo… tus desplantes… ¿Te acordás aquella noche de febrero, que llovía a cántaros y caíste media hora después? Te puteé pero vos… vos impasible frente mío.

Ahora las cosas cambiaron. Y sí, todo empezó ahora que cambié de trabajo. Fue por eso que lo conocí, y él me conoció a mí. Cada vez que lo necesito está ahí, cada vez que lo busco, lo encuentro!
En él me reflejo, y me veo, YO, entera, radiante, casi despidiendo luz… en vos ya no me veía… vos me devolvías una imagen turbia, hasta diría manchada, manchada de humo, de calle, de lluvia…
En él recuperé no sólo mi reflejo, sino también mi lugar. Vos ya estabas rebosante de gente, un torbellino de personas con las cuales ya no podía competir…

Es por eso que te dejo. Es una decisión difícil, pero creo que es la mejor para ambos… Al menos, mientras trabaje sobre la Octavio Pinto, te abandono Central Azul. El N2 es- ahora- mi nuevo colectivo…

16 comentarios:

German Zoch dijo...

es buenisimo Ale!! jjajaja

El Profe dijo...

JAJAJAJA ¡Im-pre-sio-nan-te!
¡Clap!¡Clap!¡Clap!¡Clap!¡Clap!¡Clap!¡Clap!¡Clap!¡Clap!¡Clap!

¡Abrazotes!

LALE dijo...

Ger: como siempre, lector de primera hora. muchas gracias!

Profe: demasiados aplausos me parece jajaja! muchas thankius a ud también. Buen comienzo de semana!

German R. dijo...

Eeeemmm... no sé qué opinar pero mientras tanto... tomo nota de lo que NO se debe hacer.

unServidor dijo...

Lindo trabajo el suyo, pagan bien.
Viaja en Mercedes Benz... ¡y con chofer!

LALE dijo...

German R. : tome nota, es bueno saber que sirve de algo. El comentario no es obligatorio.

unSer: me desvinculé hace poquito, y tengo que retomar las viejas rutas. Hay que ver si don Central Azul me perdona la infidelidad. Saludos!

Anai Le dijo...

"Y si venís con muchas te la hago de nuevo". Yo le diría eso, pero no sé, vea usted.

igor dijo...

¿Pollerita escocesa y medias rojas? Por dios que no sean cancanes, por dios que no sean cancanes, por dios que no sean cancanes, por dios que no sean cancanes. Muy lindo cuento, Lale.

LALE dijo...

Jajajaja gracias Igor.
Y no. No eran cancanes. Por dios, un horror los cancanes! los cancanes quedaron en la primaria jajaja! Saludos!

rubiaa dijo...

Ay, no, me la creí hasta el final!
no vale!

si se trata de engañar, esos pequeños engaños cotidianos...mmm, nadie esta a salvo.




Digo, por los bondis, yo cambié el 21 por el 152 y no estoy arrepentida. No señor!

Anónimo dijo...

muy bueno. gracioso final, mejora la redacción, pero estuvo muy bueno

LALE dijo...

rubiaa: ahora tuve que retomar la línea Azul... por lo pronto no sufrí represalias, pero viste cómo es esto... nadie muere mocho!

anonimo: Gracias por el comentario y tomaré en cuenta lo de la redacción. Lástima que no pueda decir "Gracias por el comentario y tomaré en cuenta lo de la redacción, Juan, Pepa, Checho". Ojalá la próxima vez, si es que hay una próxima vez, haya nombre también. Saludos!

Marcelo dijo...

Hola! la verdad es q el mundo es un pañuelo, y con internet es medio pañuelo diria yo... antes q nada felicitaciones por los textos, como cordobes exiliado me dio mucha risa y un poco de nostalgia tambien... te cuento q a Cacho hace una banda de años q no lo veo, el unico dato q tengo de el es este tel: 03543-425675 espero q te sirva. Saludos!

LALE dijo...

Marcelo: Qué loco, ya estaba perdiendo las esperanzas de recibir algún tipo de respuesta! Gracias por tomarte la molestia de responderme y de pasarme ese dato tan valioso para mí. Un abrazo adondequiera que estés, y seguíte dando una vuelta por acá, en el caso que quieras seguir leyendo algunas palabras cordooobesas jajaja. Saludos!

Pablo Vottero dijo...

JEJEJE YO TUVE LA PRIMICIA DE ESTE TEXTO HACE UN TIEMPO. SABÈS ALE QUE TENGO ALGO TAMBIEN CON EL TRANSPORTE PÙBLICO A LA HORA DE ESCRIBIR. ESTOY PENSANDO EN CAMBIAR DE ESCENARIO... LOS ASCENSORES TIENEN ALGO.

UN ABRAZO!!

DjFaramir dijo...

Es todo un tema, a mi ese tipo de relaciones mi pierden... con decirte que la ultima me dejo en rivadavia al 8000 cuando yo lo que queria era ir al luna park...