miércoles, 3 de febrero de 2010

Desintoxicaciones en horizontal


Hoy la suerte me ha aplastado algunos pasos y de pronto escaparme no es opción; hay cadenas que no entiendo desde cuándo me pusieron, a quiénes pertenecieron antes y porqué las tengo yo.... Me lastiman los tobillos y no puedo caminar, ojalá encontrara a alguien que pudiera sostenerme, enseñarme que volar ya no es difícil, que caer no es doloroso, que aletear otra vez es renacer... que no hay lágrimas tan solas en el cielo, que la lluvia y el amor comparten lejos la tristeza de las almas, que mi vida y que su vida son dos partes de ese mundo que miraba (encantada) -desde lejos- hace un tiempo....


Son las cosas más urgentes las que pueden postergarse... y las cosas inmediatas, lo más lindo para ver,... espontáneas, las que salen de la punta de los dedos magullados, las que tiemblan como cuerdas de guitarra... las palabras no son tontas, siempre encuentran la salida, nunca quedan en la nada, sólo esperan que aparezca un sentimiento.... Ahora ruego que me busque de este lado, que me encuentre con las alas desplegadas, que se aferre de mis manos y las libre de la muerte, que me mire como al sol, (aunque ahora yo no brille) que se saque esas promesas de la mente...


Reinventar es la palabra, reinventar ese pasado, revivirlo en el presente, rescatarlo en un futuro... Necesito gente atenta de mis dudas, tengo ganas de cortarme las cadenas, no me importa cual historia se transgreda, sólo busco liberarme de lo que me está apresando... Sea lo que sea......


Y los amaneceres navegan –húmedos- en una botella....




4 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Que hermoso!

Es una historia repetida, sin dudas.

Las cadenas inexplicables.

"Los crìmenes que hube cometido,/lo indigno, de mis vidas pasadas,/con esta vida que vivo,/lo habrè de pagar, sin faltar nada...."

Solo te puedo decir, que la salida, es la ilusiòn.

Un abrazo.

Nick dijo...

Hermoso Lale, tené en cuenta que las peores cadenas no son físicas, las peroes son las que nos ponemos a nosotros mismos, esas son las más difíciles de sacarse, pero con paciencia se puede y si se cuenta con alguien que nos ayude en el proceso mucho mejor.

LALE dijo...

Gaucho: me ilusiono reinventando. Creo que no nos queda otra no?

Nick: Sipes, por suerte siempre hay alguien(es) en el camino que ayuda(n) con las cadenas.

Un abrazo!

Mr. Verloc dijo...

Reinvéntese nomás. Y rompa esas cadenas imaginarias. Compre harina, chocolate y manteca, y coma un buen brownie con dulce de leche.
Así se le pasa seguro.
A mi lo que me aprieta es el cinturón.

Probó con sacarse una muela y así sustituir el dolor espiritual por un buen dolor corporal?

Lamentablemente volar es imposible, caerse es doloroso y aletear es algo relativo a las aves.
La dejo sin embargo con esta frase de Borges:
"Al cabo de los años he observado que la belleza, como la felicidad, es frecuente. No pasa un día en que no estemos, un instante en el paraíso."
Confórmese, es lo que hay.